Abran las fronteras

Preferimos el abrazo a la patada-
preferimos el refugio al rechazo.

Añade tu comentario